Una vez más nos sorprende María, esta vez con mini cuentos o pequeñas historietas que brotan de la cotidianidad baracoesa, con lo que pone a disposición del lector anécdotas transmisoras de enseñanzas enriquecedoras de la espiritualidad. La magnitud o grandeza de estos cuentos no radica en el volumen, sino en el modo de comunicarlo, con gran poder de síntesis y un lenguaje fluido capaz de llegar con facilidad a todo tipo de lector.

No siempre encontramos historias que expresen pasajes de los sin historias y esa es una de las fortalezas de este compendio que de modo magistral la autora supo agrupar para deleite del lector y sacar del olvido a hijos de este pueblo no conocidos por las nuevas generaciones o ya casi olvidados por quienes les conocimos, como Osvaldo Camión, Evaristo, los hermanos Purón, Alito, Cocó, entre otros.

La hiperactiva, prolifera y de gran poder de comunicación que ha sido María lo largo de su fructífera vida, consagrada al trabajo por su pueblo, investigadora, escritora, profesora, bibliotecaria, historiadora, dirigente, la han hecho acreedora de numerosos reconocimientos, entre los que destaca ser una personalidad de la cultura.

Sirvan estas líneas como reconocimiento no solo a la calidad de sus cuentos, sino a la obra de su destacada vida, a la amiga, a la compañera, a quien siempre ha estado presta a colaborar, a quien ha dejado a un lado intereses y necesidades personales por contribuir al bienestar de otros y en especial su ciudad natal: Baracoa.

80 paginas

Not available in english.